Inicio Actualidad Los padres pueden perder la custodia del menor que abandonaron para ir...

Los padres pueden perder la custodia del menor que abandonaron para ir de fiesta por Atalayas

Abandonan a su hijo de 2 años para irse de fiesta por Atalayas. Ya están detenidos, informa la Policía Local de Murcia.

Los hechos tuvieron lugar de madrugada en la localidad de Atalayas en Murcia. Una patrulla que iba por la concurrida zona de ocio observó a una criatura deambulando a solas por la carretera, con el consiguiente riesgo que suponía para él. Los agentes pararon.

Presunta negligencia parental

Pronto se descubrió que los padres estaban por la zona: en concreto, en el interior de una de las discotecas. Presuntamente, habían dejado solo al pequeño (del que luego se averiguaría que tenía únicamente 2 años de edad) solo en la calle, mientras ellos seguían la marcha.

Leer más:  El Aeropuerto Internacional Región registró un incremento del 4,6% en comparación con el año 2022, cerrando el año 2023 con 877.796 pasajeros

Intervención de Servicios Sociales

Se alertó a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Murcia, para que se movilizasen al lugar miembros de este departamento y custodiasen al menor hasta que pudiese encontrarse a alguien de su familia que se hiciese cargo de él, dado que los padres acababan de ser detenidos por abandonarlo.

Legislación española y consecuencias del abandono de un menor en Murcia

De acuerdo con la legislación española, el abandono de un menor constituye un delito grave. Los progenitores fueron trasladados a dependencias de la Comisaría del Carmen, de la Policía Nacional, cuerpo competente para asumir la investigación al respecto. Además, este acto podría desembocar en la retirada temporal o permanente de la custodia del menor por parte de los padres, dependiendo de la evaluación de las autoridades competentes y del riesgo que suponga para el bienestar del niño.

Leer más:  Arnau Ramió: "La revolución laboral en marcha con la IA como destructor o constructor"

Custodia temporal y apoyo familiar

Finalmente, se contactó con un pariente (en concreto, un tío abuelo del pequeño), el cual accedió a cuidarlo, proporcionando un entorno seguro y estable para el menor mientras se resuelven las implicaciones legales del caso.

El abandono de un menor es un acto que pone en peligro la vida y el bienestar de un niño vulnerable, y debe ser tratado con la máxima seriedad por parte de las autoridades y la sociedad en general.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEs imprescindible para CCOO la transición hacia actividades de mayor valor añadido en el modelo productivo
Artículo siguienteAntonio Ripoll propone impulsar los Servicios Sociales de Atención Primaria como una forma de disminuir las diferencias sociales